martes, 12 de julio de 2011

LA NUBE NEGRA


Un grande nubarrón se alza en el cielo, ya se aproxima una fuerte tormenta…¡Ay hombe!. En mi caso, al contrario de lo que dulcemente reza la canción, no se aproxima la mujer (hombre-por si acaso, ahora que vivo en Chapinero vale la aclaración) que yo más quiero, por la que me desespero y hasta pierdo la cabeza…¡Ay hombe!. No. Se aproximó todo un cúmulo de situaciones que fácilmente han podido ser la imagen de wikipedia para la expresión nube negra.

Fue una racha de situaciones, una serie de eventos desafortunados peor a la de aquella vez en que me iban a comprar incluida en el precio de la finca. Sabio el dicho que al cagao le llueve…

En primer lugar, tanto que me burlaba de aquel maniquí que sacan borracho y en hombros de un sitio de rumba, que tarde o temprano terminé siendo yo ese maniquí, con pelo rojo y strapless-para no perder lo fashion. No quiero recrearles la escena, pero le tengo que dar una medalla al mérito al/los que osadamente me cargó/aron saliendo de ese sitio. Hasta acá apenas se estaba condensando la nubecita. Porque además del glamoroso acto del maniquí, también fui capaz de recrear a un niño que viaja por primera vez por carretera o en su defecto a mi perrita Lupe que vomita cada vez que se monta al carro. No fue una, ni dos, ni tres veces las que tuvo que parar el carro en el que iba, de propiedad del ganador de la medalla al mérito, fueron aproximadamente catorce veces estilo viacrucis de pueblo- parada, agua, consolación. Maniquí y vómito en una sola velada suman suficientes puntos de mala suerte.

Luego, en el transcurso de la semana, aún con un guayabo de la distancia que hay entre el sitio de rumba al que fui y mi casa, me di cuenta de que no tenía plata. Obvio, soy independiente y uno gana cuando hay y cuando no hay… pues no hay. Me di cuenta que ya casi estamos a mediados de mes y tengo en la cuenta… ummmm… ummmm….ummmmmm… veinte mil pesos, que alcanzan para.. ummm… ummmm…ummmm: NADA. Entonces recurrí a la frase de Facundo (QEPD) que dice que en la pobreza se encuentra el amor porque el dinero divide y lo hace a uno desconfiado, y fui feliz por un instante, porque siendo pobre tenía amor. Me sentí como Lucerito en la novela Los parientes pobres y fui feliz.

Pero sucedió entonces que siendo pobre y creyendo ser feliz, el amor se fue también y entonces quedé pobre a secas, con el hígado y corazón realmente destruidos. (Mi maestro Arjona estaría feliz por la construcción gramatical que acabo de hacer jejeje).

Y aconteció también que se me cayeron las monedas del bus en la calle y las recogió un mendigo, se me venció un término de juzgados y casi pierdo mi trabajo, me cortaron el pelo más de lo solicitado, quitaron el gas en la casa por exceso de pago, se murió mi mata Helenita porque le dio mucho sol. Y de repente vi que tenía una nube negra encima, del tamaño de la de la canción de Rafael Orozco y una mata con nombre...

Pero empezó esta semana y creo que la nube ya se está yendo, por eso y con un destellito de felicidad en mi corazón (con el pelo corto y sucio porque no hay agua caliente en mi casa jeje), así suene cursi al estilo Lucerito, decidí hoy volver a escribir.

13 comentarios:

  1. Casitreinta... con razón el post pasado.. tan nostálgico y premonitorio. Pero vendrán tiempos mejores, eso también lo decía Facundo. Un abrazo.
    -CM

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay mi platónico amor de las casi 3 décadas! Siempre he pensado que, cuando la vida nos tira algo malo, lo tira todo al mismo tiempo, pero, si tira algo bueno, compensa todas las desgracias, además pues, se necesita tener mil problemas para tener un final feliz...¿No?

    Muuack!! ♥

    ResponderEliminar
  3. Animo!
    A buscarle reemplazo a Helenita.
    Unas maticas cachorritas.

    ResponderEliminar
  4. Pláceme leerte de nuevo!!! Escribir definitivamente puede convertirse en tu nueva Helenita!!!
    Debo decir que eres el maniquí mas juicioso que jamas haya visto!
    (Aplausos)......
    Dicen que el agua fria sirve para tonificar así que aprovechala...jajajajaj!!! Y vamos un día a la vez para voltiar la torta y que venga la buena racha!

    ResponderEliminar
  5. Y entonces la senorita Corcione, aun con nube negra, esta actualmente soltera? Como me gusta este blog, me divierte y distrae por su cotidianidad. Es como leer lo que a uno mismo le puede estar pasando.
    Me gusta mucho.
    Jorge V.

    ResponderEliminar
  6. Uy carajo. Qué heavy.
    De otro lado, ya recibiste la dosis de sal de éste y de varios años por adelantado.

    Saludos y que todo siga mejorando.

    ResponderEliminar
  7. María C, el rebusque que está implicitamente en el litigio es lo que a uno lo vuelve más fuerte y lo que realmente te lleva a conocer la función social del Derecho. Muchisima suerte y no desfallezcas en esa gran empresa. Revisa este link que encontré en la web, puede ser de utilidad..........
    http://www.cuentoweb.com/article.php?sid=2274

    ResponderEliminar
  8. Jjejejejejejeje. Quien no ha pasado x esto? el que no, que tire la primera piedra ;). Lo q es cierto, es q despues de una mala racha, vienen cosas muuuy buenas :D

    ResponderEliminar
  9. Ahhh carajo, se te vinieron juntas, pero lo mejor es que llegaran las buenas tambien juntas...y de tu chico, hasta mejor, por que si fue capaz de cenar contigo y la compania adicional sin decir nada, no era de confiar jajajajaja.

    Te figuro empezar a hacer traduccion en las universidades en tus horas extras, para cuadrar la quincena, a mi me funciono de maravilla :)

    No te imagino totally wasted como lo describes JEJEJEJE.

    Genial volverte a leer.

    JK

    ResponderEliminar
  10. Órale!!! que mal, yo empezaba a creer en un final feliz, con un personaje que luce orgulloso su medalla al mérito, o la cruz de Boyacá.
    Ánimo, quedan cosas buenas para hacer un escenario mejor.

    ResponderEliminar
  11. me gustaron tus escritos... me gustan tus clases... me gustas.

    ResponderEliminar
  12. Ya me hace falta leer otro poco... como dicen en esta tierra ¿ya merito?

    ResponderEliminar
  13. Llego tarde, pero a todos nos pasa, y a estas alturas, ya todos lo sabemos ;)

    ResponderEliminar